Mi bebé no me mira. ¿Por qué? ?>

Mi bebé no me mira. ¿Por qué?

Desde que nacen, los padres se desviven por participar al máximo en las primeras hazañas de sus bebés. Sus sonrisas iniciales, sus gestos,  ese instante maravilloso en el que pronuncian la primera palabra son tesoros que se recuerdan toda la vida.

Como es lógico, desean que sus hijos respondan a sus juegos y caricias. Necesitan sentir que son tan imprescindibles para su niño como él lo es para ellos. Es por eso que muchos padres se angustian o preocupan cuando sus hijos no parecen prestarle mucha atención.

Si el recién nacido apenas sonríe, si no te mira cuando le hablas o llegas a la habituación en el que se encuentra  y ni siquiera alza los brazos para que lo cargues, ciertamente deberías preocuparte.

Algunos niños presentan algún tipo de trastorno infantil y algunos especialistas opinan que estos ya pueden detectarse desde los 4 años. Uno de ellos es el autismo, el más grave y, lamentablemente, el más común de estos padecimientos. No prestar atención a lo que le rodea (dentro de lo que se incluyen sus propios padres), no reaccionar ante los sonidos o los cambios en el entorno y ser inmune a los juegos y las caricias que gustan los restantes niños pueden ser síntomas de tu bebé padece autismo.

 

No hay que precipitarse

Sin embargo, darle tanta importancia a que  tu bebé no te presta mucha atención puede ser apresurado. En el mundo actual, los niños tienen a su alrededor muchas más cosas que atraen su atención. Si tu hijo tiene menos de un año, es demasiado precipitado creer que su falta de interés es un problema grave.

Lo importante es poner a su disposición todo el amor posible. Continúa hablándole, juega con él y fomenta su trato con otros niños.  En caso de que su desinterés continúe, será necesario llevarlo a un especialista y este determinará si realmente tiene algún problema. Y allí estarás tú para darle el apoyo de siempre.


Comments are closed.